Municipalismo y participación ciudadana





Andaluces de Alcalá

                              Cinco años de trabajo,
                   una propuesta de futuro











Una apuesta por la participación directa y el municipalismo


El proyecto de Andaluces de Alcalá es una respuesta al fracaso del modelo político imperante. Tenemos la certeza de que el modelo capitalista-partidista ha dejado de representar los deseos y necesidades de la ciudadanía. Ha llegado la hora de plantear alternativas. Y nuestra propuesta es la de construir desde ya espacios de autonomía en los que se apliquen reglas del juego distintas a las del sistema que padecemos. No podemos seguir aguardando a eventuales tomas del poder. Tenemos que construir ya herramientas concretas que nos permitan ir materializando otro modelo social en nuestro entorno inmediato, que no es otro que Alcalá y Andalucía.

La construcción de esa alternativa no puede reducirse a un resultado electoral. Apostamos por un cambio profundo en las estructuras organizativas y de participación de los alcalareños. Nuestro objetivo es construir una sociedad alcalareña interesada por sus problemas y capaz de participar directamente en ellos. Para nosotros Alcalá no necesita un alcalde: Alcalá necesita un pueblo.

En este modelo de Democracia “de mercado”, el ciudadano se ha visto abocado a ser mero votante, contribuyente, producto y consumidor. Más allá de la existencia de instituciones formalmente representativas, la democracia real se torna imposible en una estructura donde el poder está distribuido de manera demasiado desigual. En la práctica se observa una estructura de dominación en las que una minoría impone sus decisiones a la gran mayoría.

Desde Andaluces de Alcalá deseamos volver al sentido real de la política. Queremos recuperar la política como un proceso activo, vital y democrático de autogestión. Para ello debemos revitalizar la vida política, comunitaria y vecinal. Es importante impulsar la vida comunitaria y la toma de conciencia de la ciudadanía sobre la variedad de asuntos relacionados con la autogestión de su comunidad. Y todo ello debe ser hecho desde sus marcos naturales de referencia: el barrio, el municipio, la comarca y la comunidad.

Necesitamos reanimar las posibilidades existentes en los municipios. Se trata de trabajar por transformar los gobiernos locales en democracias directas y participativas, tanto en lo político, como en lo económico. Aspiramos a construir comunidades políticas a escala humana adaptadas a su entorno natural. Pretendemos recuperar las prácticas y cualidades de la ciudadanía para que mujeres y hombres puedan asumir colectivamente responsabilidades para gobernar sus propias comunidades sin depender de una “élite”, de acuerdo con una ética de compartir y cooperar.

Apostamos por recuperar la tradición asamblearia que subyace en muchas de las experiencias históricas de los andaluces de organización de base, junteras, cantonalistas, libertarias. Esta memoria debe ser reactivada con el objetivo de contribuir a la expansión de la democracia directa local para que, de este modo, el conjunto de personas que habitan un determinado territorio sean las que tomen las decisiones para mejorar sus comunidades. Perseguimos generar ciudadanos activos en lugar de votantes pasivos. La participación popular no puede reducirse a los plenos, sino que debe propiciarse a través de comisiones mixtas Ayuntamiento-vecinos y de la organización vecinal por barrios y por los problemas que de manera directa nos afectan. Se trata de volver a las raíces de la política. 

Hasta ahora, y a lo largo de cinco años, desde Andaluces de Alcalá hemos intentado construir esta propuesta de re-politización de la ciudadanía. Hemos intentado abordar cuestiones políticas centrales desde el contacto directo con la ciudadanía. Hemos tratado de ir más allá del espacio de las instituciones para abordar la problemática local mano a mano con los movimientos sociales y organizaciones de base de nuestro pueblo.

Desde esta perspectiva, hemos impulsado dos convocatorias unitarias para las dos últimas huelgas generales. Nuestro objetivo fue abordar entre todos la problemática general del paro, la deslocalización industrial, y la precariedad que históricamente viene padeciendo Alcalá. Se trató de dejar de ser espectadores pasivos que ven las grandes manifestaciones por televisión, para participar como un pueblo que tiene iniciativa propia, con capacidad para salir a la calle y tomar el protagonismo ante los problemas que le afectan. Con este discurso, las organizaciones sociales unieron sus fuerzas para convocar a miles de alcalareños, en una movilización que sin duda han marcado un punto de inflexión en la manera de entender la huelga general en nuestro pueblo. Se demostró así que, frente a un modelo de protesta institucionalizado y dirigido desde fuera, podemos ejercer nuestras propias formas de protesta, por nosotros mismos y en nuestro pueblo.

Igualmente hemos querido acompañar a la ciudadanía alcalareña en sus iniciativas por la cultura, entendiendo ésta como un derecho básico que no puede abandonarse al arbitrio de los gobernantes de turno. Frente a la deriva indeseable del Festival Joaquín el de la Paula, crecientemente absorbido por el Ayuntamiento y diseñado cada vez más para una élite económica, hemos apostado por construir un festival flamenco alternativo, diseñado desde las organizaciones de base y sin interés lucrativo. Se ha celebrado ya dos festivales flamencos, en conjunción con varias asociaciones vecinales, culturales y deportivas, demostrando que la auto-organización y la participación activa puede conseguir acercar a la ciudadanía formas enriquecedoras de cultura popular.

En nuestro trabajo ha sido fundamental, a lo largo de todos estos años, prestar la voz a los ciudadanos y asociaciones que trabajan diariamente por afrontar los graves problemas de Alcalá. Creemos necesario avanzar hacia un modelo organizativo que permita reforzar a las organizaciones que ya existen y reforzarlas y en este sentido, organizamos las diversas ediciones del Foro “Alcalá habla”. Coincidiendo con las campañas electorales, y en unos momentos en que toda la iniciativa política suele ser reservada a los partidos concurrentes, hemos querido escuchar a las asociaciones de vecinos, a los sindicatos, a los medios de comunicación y a las organizaciones ecologistas.

Ahora pretendemos dar un paso más en esta estrategia. Queremos seguir avanzando en un modelo local de democracia directa y participativa, que involucre de manera activa a las personas y organizaciones críticas con el actual estado de las cosas, que resulta insuficiente para atender las necesidades fundamentales de la ciudadanía.

Principios básicos para un proyecto democrático y municipalista:


Andaluces de Alcalá se muestra comprometido con la recuperación y el refuerzo de los valores democráticos en Alcalá. Para ello, nuestro colectivo se marca tres líneas básicas de trabajo: 

§ Análisis de la realidad de Alcalá y Andalucía y de la situación en la que se encuentra el pueblo alcalareño y andaluz.

§ Elaboración de propuestas e iniciativas políticas, económicas, sociales y culturales que nos permitan avanzar hacia una Alcalá más Libre e igualitaria, que combatan la exclusión social y la discriminación por razones económicas, laborales, sexuales, religiosas, étnicas o de cualquier otro tipo. 

§ Intervención sociopolítica mediante la concienciación, la denuncia y la movilización.

Partimos de que “lo político” no equivale a lo institucional monopolizado por el actual sistema de partidos. Lo político comprende todo aquello que supone debate, intervención y toma de decisiones sobre los asuntos de interés colectivo. La vida social y cultural de Alcalá es política, y participar en su control es una obligación y una necesidad para los alcalareños. Para poder participar en la variada problemática de nuestro pueblo, es necesario apoyar a las organizaciones y asociaciones ciudadanas que, sin depender de los poderes establecidos, están ya trabajando en torno a los retos económicos, políticos, culturales y medioambientales de nuestro pueblo.

Propuestas específicas:

Desde Andaluces de Alcalá ponemos en marcha una línea de trabajo específica sobre Participación Ciudadana, Municipalismo y Democracia Directa. Dentro de esta línea proponemos impulsar proyectos específicos como:

1) Realizar una tarea de fiscalización permanente del trabajo del Ayuntamiento, mediante un seguimiento específico que haga efectiva su obligación de "Aproximar la Gestión Municipal a los ciudadanos", recogida en el artículo 2 del Reglamento de Participación ciudadana. Especialmente se trabajará para exigir transparencia en la gestión y honestidad en los medios de comunicación públicos municipales.

2) Trabajar para la canalización de propuestas y denuncias al Pleno Municipal. En este sentido, disponemos ya de un amplio archivo de documentación relativa a problemas medioambientales, patrimoniales, económicos, sociales y culturales que hemos denunciado públicamente durante cinco años. Se trata de trasladar estas posiciones a las instituciones utilizando los escasos mecanismos existentes para ello.

3) Trasladar propuestas a los diferentes Foros de Participación existentes, como los “Consejos Sectoriales”, presionando para que funcionen con eficiencia y transparencia. Muchos de estos Foros no se reúnen con la frecuencia y periodicidad necesarias, llegando algunos de ellos a desaparecer en la práctica. 

4) Fomentar la transparencia en la gestión de los Distritos, separarlos del control directo del Ayuntamiento y abrir su participación al conjunto de los vecinos. La actual forma de funcionamiento de los Distritos, y especialmente la composición de sus órganos de gobierno, se encuentra demasiado institucionalizada y está alejando a la ciudadanía de la toma de decisiones. Para ello, nos marcamos el objetivo de vigilar el respeto de la igualdad y la diversidad en su estructura y funcionamiento interno. Proponemos generar redes de cooperación entre entidades barriales y asociaciones voluntarias que permitan unir esfuerzos para conseguir una participación efectiva y neutralizar y denunciar las prácticas clientelares.

5) Fomentar y canalizar las iniciativas ciudadanas, consensuadas con vecinos y asociaciones que son las fórmulas de participación recogidas en nuestro “Reglamento de participación ciudadana”. Sin embargo, esta herramienta no es potenciada por el gobierno municipal, que está más interesado en centralizar las decisiones y mantener un control exclusivo sobre las formas de intervención política. Pero es importante vigilar la tramitación de este tipo de iniciativas, pues el art. 43 del “Reglamento de participación ciudadana” dice literalmente que “La decisión sobre estas iniciativas, será discrecional por parte del Ayuntamiento”. Para impedir esa arbitrariedad, es imprescindible ejercer un trabajo de control permanente al gobierno municipal.

6) Coordinar un trabajo de supervisión crítica de las ordenanzas municipales y denuncia pública en los casos en los que sea necesario. Recientemente, distintas asociaciones de nuestra ciudad han denunciado ordenanzas concretas, como por ejemplo la “Ordenanza sobre fomento de conductas cívicas y prevención del vandalismo en espacios públicos de Alcalá”, que criminaliza y sanciona formas elementales de libertad ciudadana como manifestaciones, concentraciones, el libre ejercicio artístico, político y cultural en la calle y en zonas privadas. Desde Andaluces de Alcalá desarrollaremos una labor continua de control de estas iniciativas, e impulsaremos denuncias coordinadas con otros grupos, colectivos y personas cuando esto sea de interés público.


Andaluces de Alcalá, a 28 de febrero de 2014.

No hay comentarios: